jueves, agosto 25, 2005

En busca del límite

Acabo de cerrar la boca.

Ha sido unos 3 minutos después de ver el trailer de "Killzone" para Playstation 3.

Los videos de los videojuegos sufrieron un salto espectacular a mediados de los 90 cuando la capacidad de los chips de memoria y el aprovechamiento de los codecs de video permitieron reproducir imagen y audio con una calidad y bit-rate aceptable. Hasta este momento sólo las máquinas arcades lo podían hacer (recordemos con nostalgia ese Dragon's Lair).


Pero hasta que realizadores de publicidad y cine fueron contratados por las distribuidoras no se dió el segundo salto cualitativo. El tema pasó de una buena calidad a una mejor narrativa y colocación de cámaras en sitios donde físicamente no se puede poner.

Desde entonces uno no sabe si tipejos como Michael Bay hace películas de cine o introducciones a videojuegos.

Este ciclo se cierra con el trabajo de Gaeta en el callejón de "The Matrix Reloaded": se reproduce toda la secuencia con un motor gráfico y los Brothers ponen la cámara donde les apetece. Hasta este momento la posición de la cámara regía los CG. Ya no.

Ahora llega un salto nuevo impulsado por la nueva generación de consolas y este servidor cree que se está llegando a un límite (otros lo llamaran madurez) que puede no ser tan bueno para la industria del videojuego.

Sincronicemos relojes: A mayor potencial computacional mayor verosimilitud de texturas. Es decir, el objetivo es conseguir imágenes generadas por ordenador indistingibles de las imágenes reales.

"Trigger Happy" (para Candyman y para mi el mejor libro de videojuegos que se ha escrito hasta ahora) incide en que parte del éxito de estos se basa en la creación de mundos con una física y estética propia. Si estas son coherentes (dentro de sus propias normas) el jugador se desasocia de su propia realidad para sumergirse en la inventada. Es lo que se conoce como capacidad de inmersión de un juego.

Luego si tendemos aproximarlos a la realidad ¿No estaremos alejandonos de lo que los hace tan interesantes?

La ultra-violencia de Tarantino no genera rechazo (masivamente) genera humor, porque es tan exagerada entra dentro de lo paródico. Se acepta y se difruta como divertimento.

En la otra cara de la moneda tenemos a Gaspar Noè cuyo "Irreversible", y más concretamente "Carne" (1991), crea una atmósfera cercana a la repulsión física. Si te impresionó "Henry, retrato de un asesino" un sóla secuencia de "Carne" la supera.

Adoro los FPS. Pero por que mato avatares. No creo que me gustaran tanto si tuviera que disparar a personajes reales. Evidentemente ya soy mayorcito para distinguir entre lo que es una representación de una realidad pero no creo que me sintiera a gusto.

De todas formas no estoy cuestionando la tendencia. Simplemente la planteo como un "suponé".

1 Comments:

Blogger kAlvaro said...

Tengo "XIII" en cola y ya me relamo de gusto. 3D a mansalva pero, ¡todo dibujitos!

8/25/2005 08:43:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home