martes, julio 12, 2005

Surfing the wave

Acabado el libro "Conversaciones con Billy Wilder" voy para bingo con Wagensberg pero me quedo con una frase de Dios en la cabeza:

"No hago cine. Hago películas".

Una bonita forma de "aforar" el principal problema del cine español (y la subvenciones Barrejon...).

Los grandes españoles de los 60 - 70 hacian películas. Los Berlanga, los Saura, los Camus primero pensaban la película y luego la facturaban con su impronta. De hay la coherencia de su trabajo. Buscaban un contenido y luego la forma con mayor éxito.

Hubo un repunte con la hornada vasca de inicios del 90 pero Medem se canibaliza a si mismo constantemente (aunque crea obras de gran belleza) y Bajo Ulloa no sabe donde acaba su talento inicial (yo si, donde empieza su estupido álito de artista maldito ¿maldito de qué?) y donde su afortunada gestión de recursos financieros. Mira, en eso si que tiene valía. Sabe que de subvenciones no se puede hacer el cine que uno quiere.

Vamos, que más películas y menos cine.