miércoles, julio 06, 2005

Conversaciones con Dios



Descubro para mi asombro, allá donde voy a echar la primitiva, que ya se ha editado en formato bolsillo "Conversaciones con Billy Wilder" por Cameron Crowe. Y me lo compro inmediatamente. No lo hice en su momento por el abusivo precio que creo que tienen estos artículos pero ahora es obligatorio.

Es el único libro donde Billy Wilder habla sobre sus películas, y miren que se han escrito páginas, pero en ninguna de ellas hablaba tanto y tan extensamente como en este.

C.C. no es Truffaut (ya quisiera), aunque factura trabajos correctos cuya magia final no depende de él, pero ha sido el único es saber sortear las reticencias de BW a hablar sobre si mismo y su trabajo.

Es un documento fascinante. Sobre todo por que BW desmitifica su propio trabajo. Yo pensaba que el genio se forjó sobre un paraguas de artesano creativo pugnando por salir a la luz y nada de eso. Su genio nace de la industrialización del proceso. Más concretamente de los sistemas de relojería fina que durante años se utilizaron en los grandes estudios.

Equipos descentralizados trabajando para una maquinaria voraz. Aunque es sabido no deja de sorprender que los guionistas rara vez tocaran el plató y en pocas ocasiones el guión estaba acabado antes de empezar la fotografía principal (rodaje).

El estilo era una mezcla de factores impredecibles cuya impronta final casi nunca estaba asegurada.

El libro es un caos. Saltos constantes entre temas, películas y recuerdos no ayudan, por ejemplo, a leer toda la info relativa a "Con Faldas y a lo loco" en un capítulo, sin embargo la poca estructura ayuda a conocer mejor como pensaba BW.

Tanbien me ha confirmado sospechas como que Charles Laughton ha sido uno de los mejores actores de la historia, que "1,2,3" es una de las películas preferidas de BW (y que Trueba nunca igualará) y que Marilyn, muy en el fondo, era un pedazo de actriz.

Gran lectura para este verano.

2 Comments:

Blogger steviecannell said...

pensar en wilder es pensar en el ciclo que me permitio ver gran parte de su obra en television cuando era un enano... estas cosas ya no se hacen para los q no tenemos cable??

7/07/2005 12:08:00 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

El libro no es un caos.

El libro no es un libro de consulta.

El libro es fantástico, y ya quisiera Truffaut haber estructurado su libro sobre Hitchcock como lo ha hecho Crowne.

El libro es más que un libro sobre el cine, es un libro sobre el acercamiento entre dos personas, entrevistado y entrevistador, maestro y alumno, viejo y joven...

Maravilloso.

7/14/2005 11:31:00 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home