lunes, mayo 09, 2005

"Yo soy tu padre"


Y a este paso the Mother of Inventions.

Se acerca el momento de cerrar el segundo lado del triangulo que ha sobrepasado la historia del celuloide para ser un hito cultural. Oh yeah!Lla tercera entrega ¿o la sexta? ¿o la última?

Pero no es este un post sobre cine. Se trata de negocio.

A Lucas, como a Scorcesse, se le odia en Hollywood. Mejor dicho, primero se le despreció para más tarde intentar redimir y, finalmente, apartarlo del sistema. Lo que H no esperaba es que Lucas & Cia crearía su propio sistema, su propia industria y dentro de poco sus propios sistemas de distribución y proyección. Y todo en 30 años.

Hago pues un llamamiento a Ieses, Icades e Institutos de Empresas para que incorporen un nuevo "Case Study": A la felicidad por el pensamiento lateral o Como crear universos coherentes y venderlos como sueños empaquetados.

Anécdota verídica (yo estaba allí): Madrid, 1999.
Reunidos un ejecutivo de comunicación de Warner Bros y diversos ejecutivos de empresas de comunicación españolas con vinculaciones empresariales con esta Major. Se nos cita para informarnos del lanzamiento de "Wild Wild West", la de Will Smith.

El tono era el que se espera de esta gente. Cierto espíritu corporativo-sectario adornado de grandilocuencias optimistas. Se respiraba un ambiente de "¿Que coño querrán estos? Si nunca nos han citado antes" hasta que llegó en momento clave. El ejecutivo nos mira y dice: "Tenemos a Will Smith, tenemos a Kevin Kline... ¿quien va a querer ver a unos jedis en la pantalla 20 años más tarde de su debut?".

Estaban aterrados. Su gran inversión, el mayor presupuesto en pantalla en 3 años, iba a competir con todo un fenómeno cultural y lanzaron a sus perros a avisarnos de que tendríamos que hacer frente común contra el Imperio. Y paso lo que tenia que pasar, y lo que hubiera pasado incluso sin "La Amenaza fantasma", que WWW era una mierda y Lucas arrasó. Que tome nota la Sgae, que todavía sigue pensando que lucha contra una industria.

La Fox se rió en la cara de Lucas cuando les dijo que quería quedarse con todos los derechos sobre Merchandising y se los cedió. Y Lucas tenía un plan: la idea de la saga, que sólo bullía en su cabeza, y el ver como sus hijos, y los amigos de sus hijos, jugaban a ser soldados imperiales en el jardín de su casa.

Lucas pidió dinero para desarrollar la tecnología que acabara con la tiranía del Matte y la maqueta. Y no lo tuvo, pero gracias a los juguetes montó su propia empresa. Pero Lucas tenía otro plan. Necesitaba tiempo para montar su propio Garaje Kubrick y, sobre todo, dinero.

¿Donde está ese dinero? Según Hubbard en la religión. Según el sistema monetario internacional en El Mercado: crear consumidores. Lucas abrió ciertas partes de su franquicia y permitió la creación de comics, el nacimiento de Forums de Fans (al estilo Star Trek) y casi nunca prohibió que los fans llevaran adelante iniciativas como The force.net o, más recientemente, Starwars Revelations. Y mucho más.

Y avisó de ello. Ya lo creo. Les recomiendo que vuelvan a ver "La Guerra de las Galaxias". Tras la mítica leyenda de "En una galaxia lejana, muy lejana..." aparece la declaración de intenciones más ilógica, desconcertante y, a la vez, clara del mundo: "Episodio IV".

Antes de insultar a los ejecutivos de la industria de H por la mayor miopía del 7º arte hay que romper una lanza. El modelo de negocio de finales de los 70 se encontraba en una situación difícil ya que los gustos del consumidor estaban modificando todas las partes de proceso. Se estaba galopando sobre los coletazos de una crisis energética apabullante y no era momento de hacer cábalas. Pero aun así nunca hay que perder de vista al talento y mucho más si este se encuentra en los dos frentes.

Pero basta de negocio. O no. Lo ocurrido con esta franquicia certifica que hay que tener habilidades de proyección de industria en el tiempo pero, por encima de todo, una idea artísticamente viable. Un universo coherente apoyado en emociones humanas básicas que muevan a espectador independientemente del entorno donde se desarrollen (¿Qué hubiera sido de Shakespeare si no?). Dejaremos para otro día, o no, el análisis sobre la tragedia Griega que se esconde tras Starwars.

Como herramienta de ayuda a la hora de entender la progresión de esa industra de Lucas y Cia dentro de otra industría ninguna mejor que la realizada por Wired. Impresionante PowerPoint.

2 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Es una anális excelente. Chapeau!

5/12/2005 01:07:00 p. m.  
Blogger Johnny Lingam said...

Supongo que Juanpi ya habrá leído Moteros Tranquilos, Toros salvajes. Como dice el autor de este magnífico libro, hay algo de paradójico en un cineasta que quería poner patas arriba el sistema de estudios y dar entrada en el cine a nuevos talentos y terminó haciendo películas como Howard el Pato, sin dirigir casi nada por el trauma que le supuso La Guerra de las Galaxias y enclaustrado en su rancho como Ciudadano Kane en Xanadu.

Eso sí, en cuanto a talento comercial, pocos como Lucas. Lo del merchandising sería comparable al royalty que pidió Bill Gates por un sistema operativo a los de IBM. También se rieron y mira dónde está ahora.

5/12/2005 06:00:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home