lunes, mayo 30, 2005

John Ottman con pelos y señales

Sólo los más fieles a GK saben que en el mundo de la música de cine hay dos clases: los peludos constituyen el proletariado y los calvos la burguesía. ¿Predispone genéticamente la codiciada calvicie a la genialidad o es simplemente un distintivo jerárquico adquirido? Esta cuestión inherente al Ser Humano y otras secundarias -“¿De dónde venimos?” y todo eso- son discutidas continuamente en foros como por ejemplo… y otros.

El calvo que esto escribe no ha pasado de aporrear su Casio cuando era adolescente, bien es verdad que con una mata de pelo por aquel entonces. Desde que me libré del cilicio capilar he tenido algunas oportunidades: no teman, estén tranquilos, la pianola infernal continúa criando polillas junto a la colección de Pedro Almodóvar que me regaló mi vecina ciega del quinto. Me refiero a la última entrevista que he realizado para BSOSpirit. John Ottman es la víctima. Le queda todavía mucho pelo por perder, pero apunta maneras desde hace años y tiene en su haber partituras tan interesantes como “X-Men 2” y “The Usual Suspects”.

1 Comments:

Blogger steviecannell said...

A pesar de ser lector suyo desde hace un tiempo, nunca le había posteado antes,por eso no se sorprenda si le digo que he inaugurado mi blog hace poco tiempo y he pensado que sería buena idea linkear su página.

Pase cuando quiera y hágame saber si no está conforme, que lo retiraré inmediatamente.

5/31/2005 09:14:00 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home