lunes, marzo 07, 2005

Alcalá Power

Si Stanley Kubrick fuera contemporaneo y hubiera tenido la tecnología actual habría tardado mucho más en hacer una película. Con la posibilidad de controlar, en casa y con un ordenador, todas las partes de un proceso de creación audiovisual, cada creador puede dar con su Own Private Perfecction. Esto es, de una manera muy burda, lo que significa el concepto de GK.

Yo lo traslado a la capacidad de producción unipersonal y las barbaridades y obras maestras que se pueden perpetrar.

Uno de los mejores deportes que se hacen hoy en día es coger conceptos e ideas y custumizarlas para tu entorno. De tal manera que un tipo de New jersey coge el anuncio de Ipod y se fabrica su propia versión como Curriculum Vitae otro se fabrica una coña estupenda y otro diseñador evidencia el consumismo detrás de las marcas.

Y de tal manera un tipo de Alcalá se rie de todos y hace su propia versión: Ipaco.

Es muy divertido, si conoces el original. Pero además es el preludio de algo más importante, la customización de un ridículo. A igual que los personajes de Latre son mejores que los originales hay piezas que de por si son mejores, en su refocile, que el original.

Ver el clip de Ipaco
y luego, sin tocar la ventana, dejad cargar el siguiente flash. Que no es moco de pavo.